EL QUE MIRA AL VIENTO; NO SIEMBRA, Y EL QUE MIRA A LAS NUBES, NO COSECHA.
ECLESIASTES 11.4