DIVIERTETE, JOVEN AHORA QUE ESTAS LLENO DE VIDA; DISFRUTA DE LA BUENO AHORA QUE PUEDES. DEJATE LLEVAR POR LOS IMPULSOS DE TU CORAZON Y POR TODO LO QUE VES, PERO RECUERDA QUE DE TODO ELLO DIOS TE PEDIRA CUENTAS. ALEJA DE TU MENTE LAS PREOCUPACIONES Y ECHA FUERA DE TI EL SUFRIMIENTO, PORQUE AUN LOS MEJORES DIAS DE LA JUVENTUD SON VANA ILUSION.
ECLESIASTES 11:9.10